O Sacrum Convivium – Hilarión Eslava

O Sacrum Convivium, es una antífona compuesta por Santo Tomás de Aquino para el Magnificat de la fiesta de Corpus Christi. La antífona ha sido ampliamente utilizada or muchos compositores sacros a través de los siglos, que la han empleado para la composición de cantos eucarísticos para las misas votivas al Santísimo Sactamento.

Esta pieza del compositor español Miguel Hilarión Eslava (1807-1878), pertenece al movimiento llamado Cecilianismo que se opuso al dramatismo teatral de la música sacra de los compositores del Romanticismo, tratando de imitar el canto gregoriano y la polifonía sacra del Renacimiento. Esta postura fue confirmada por el Papa San Pío X que en su Motu Proprio Tra le Sollecitudini puso el Canto Gregoriano como modelo para toda la música sacra.  En este mismo orden, Eslava destaca por su trabajo musicológico para rescatar la polifonía sacra del renacimiento español en su obra Lira Sacro-hispana, publicada en 1869.

El O Sacrum Convivium, por su carácter de Canto Eucarístico puede ser empleado para Ofertorio o Comunión, así como en la adoración al Santísimo Sacramento.

O sacrum convivium!
in quo Christus sumitur:
recolitur memoria passionis eius:
mens impletur gratia:
et futurae gloriae
nobis pignus datur. Amen.
Oh sagrado convite,
en el que se recibe a Cristo,
se recuerda su pasión,
el alma se llena de gracia
y se nos da una prenda
de la gloria futura. Amén.

Ave Verum Corpus – William Byrd

Ave Verum Corpus es un breve himno eucarístico del siglo XIV, cuyo texto se atribuye al Papa Inocencio VI. El himno desarrolla el dogma de la Eucaristía como renovación del sacrificio propiciatorio de Cristo en la cruz. Este motete fue compuesto por William Byrd en un periodo en que los católicos británicos eran duramente perseguidos por parte de la corona inglesa, que consideraba sedición la participación en la liturgia católica. Por tal motivo, las composiciones de Byrd en su Gradualia (1605) recurren a formatos pequeños (3 a 5 voces) para ser interpretados en las misas clandestinas que se celebraban en los hogares de los terratenientes católicos.

Este himno, por su naturaleza eucarística puede ser escuchado frecuentemente en la Santa Mísa como parte del ofertorio o la comunión.

Ave verum Corpus
natum de Maria Virgine:
Vere passum, immolatum
in cruce pro homine:
Cuius latus perforatum
unda fluxit et sanguine:
Esto nobis praegustatum
In mortis examine.
O dulcis, O pie
O Jesu Fili Mariae
Miserere mei. Amen.
Salve verdadero cuerpo
nacido de María Virgen
de verdad muerto, inmolado
en la Cruz por el hombre
De su costado, perforado
fluyó agua y sangre
Sea para nosotros anticipo
en el trance de la muerte
Oh dulce, Oh pío
Oh Jesús, de María hijo
ten piedad de mí. Amén.

O Jesu Christe (Ofertorio) – Jacquet de Mantua

El coro Philokalia Cantorum intepreta O Jesu Christe del compositor renacentista Jacquet de Mantua (a menudo atribuida erróneamente a Jacquet de Berchem). Su autor, Jacquet de Mantua fue un compositor Bretón que se hizo maestro de capilla del Duque/Obispo de Mantua, y que junto a compositores como Palestrina constituyen la generación que aplicó en la Música Sacra las directrices del Concilio de Trento, las cuales reclamaban una simplificación de la polifonía, para hacer más comprensible el texto, y más cercano al Canto Gregoriano. Esto se aprecia en esta obra que utiliza la polifonía de forma moderada y reiterando continuamente los mismos motivos musicales. El texto de este canto fue muy usado en el renacimiento como ofertorio para la misa solemne en el tiempo de Cuaresma. En algunas versiones, el canto era acompañado con la salmodia del Salmo 141: Voce mea ad Dominum clamavi: voce mea ad Dominum deprecatus sum./Me expectant justi: donec retribuas mihi. (Con mi voz clamé al Señor: con mi voz suplico al Señor/ Me esperan los justos: por tu favor para conmigo.), para luego volver desde Clamavi ad te.

Este canto resulta muy propicio para ser empleado durante la Santa Misa en la Cuaresma, sea en el ofertorio, comunión o introito, así como en las misas de difuntos (exequias), por su carácter suplicante y dolido.

O Jesu Christe, miserere mei,
cum dolore langueo:
Domine, tu es spes mea.
Clamavi ad te, miserere mei.
Oh Jesucristo, ten piedad de mí
con dolor estoy enfermo
Señor, Tú eres mi esperanza.
A Ti clamé: Ten piedad de mí

Salve Regina (Antífona Mariana, Solemne)

El coro Philokalia Cantorum interpreta el Tono solemne del Salve Regina en gregoriano.

El Salve Regina, conocido también como “la Salve”, es un himno medieval compuesto en honor de la Virgen María por el obispo de Compostela, San Pedro de Mezonzo, en el siglo XI, y es una de las cuatro antífonas mayores de la Virgen, entonadas al terminar el oficio de Completas. Es una de las oraciones a la Virgen más conocidas, por ser rezada al final del Santo Rosario, y tradicionalmente, al final de la Santa Misa.

Texto en Latín:

Salve, Regina, Mater misericordiae.
Vita dulcedo, et spes nostra, salve.
Ad te clamamus, exsules filii Hevae.
Ad te suspiramus, gementes et flentes, in hac lacrimarum valle.
Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
et Iesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.
Ora pro nobis Sancta Dei Genitrix.
Ut digni efficiamur promissionibus Christi. Amen.

Texto en Español:

Dios te Salve, Reina y Madre de Misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra, Salve.
A ti clamamos los desterrados hijos de Eva.
A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;
y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Psallite Unigenito (villancico)

El coro Philokalia Cantorum, interpreta el villancico alemán “Psallite Unigenito” (Singt und klingt), del compositor Michael Praetorius (1571-1621). La canción fue publicada originalmente en 1609 en el libro Musæ Sioniæ.

El canto es una invitación a alabar a Jesús recién nacido (“Entonad salmos al unigénito), a la vez que exalta la humanidad y debilidad de Dios encarnado. Una peculiaridad de este canto es la combinación de Latín y Alemán, lo cual no era del todo inusual en la Alemania previa a la Guerra de los Treinta Años. Probablemente, así el autor esperaba que la canción fuera acogida tanto por católicos como por luteranos.

Texto:

Psallite, unigenito
Christo Dei Filio, Christo Dei Filio,
Redemptori Domino, puerulo, iacenti in praesepio.

Ein kleines Kindelein liegt in dem Krippelein;
Alle liebe Engelein dienen dem Kindelein, und singen ihm fein,

Psallite, unigenito
Christo Dei Filio, Christo Dei Filio,
Redemptori Domino, puerulo, iacenti in praesepio.

Les Anges dans nos campagnes (Villancico)

El coro Philokalia Cantorum, interpreta una versión en Español del tradicional villancico francés “Les Anges dans nos campagnes”, en un arreglo SATB hecho por el organista François Planiol.

Esta popular canción francesa, cuya primera publicación escrita data de 1846 en Burdeos, describe el encuentro de los pastores con los ángeles que les cuentan el nacimiento de Cristo al canto de “Gloria in excelsis Deo”. Aunque algunos afirmaban que el canto, o al menos el verso en latín, sería de origen medieval, los académicos han afirmado que no puede datarse de antes del siglo XVIII. A inicios de siglo XX se hicieron varias traducciones y adaptaciones del texto del villancico a otros idiomas.

Nota Litúrgica: No confundir con el Gloria in excelsis Deo del ordinario de la Misa. No es el mismo canto y no puede ser utilizado en su lugar.

Texto en Francés:

Les anges dans nos campagnes
Ont entonné l’hymne des cieux,
Et l’écho de nos montagnes
Redit ce chant mélodieux:
Gloria in excelsis Deo (Bis)

Bergers, pour qui cette fête?
Quel est l’objet de tous ces chants?
Quel vainqueur, quelle conquête
Mérite ces cris triomphants:
Gloria…

Ils annoncent la naissance
Du libérateur d’Israël
Et pleins de reconnaissance
Chantent en ce jour solennel:
Gloria…

Cherchons tous l’heureux village
Qui l’a vu naître sous ses toits
Offrons-lui le tendre hommage
Et de nos cœurs et de nos voix:
Gloria…

Bergers, quittez vos retraites,
Unissez-vous à leurs concerts,
Et que vos tendres musettes
Fassent retenir les airs:
Gloria…

Versión en Español:

Ángeles cantando están
tan dulcísima canción.
Las montañas su eco dan
como fiel contestación:
Gloria in excelsis Deo (Bis)

Los Pastores sin cesar
sus loores dan a Dios
cuán glorioso es el cantar
de su melodiosa voz:
Gloria…

Oh, venid pronto a Belén
para contemplar con Fe
a Jesús, autor del bien
al recién nacido Rey:
Gloria…