O Sacrum Convivium – Hilarión Eslava

O Sacrum Convivium, es una antífona compuesta por Santo Tomás de Aquino para el Magnificat de la fiesta de Corpus Christi. La antífona ha sido ampliamente utilizada or muchos compositores sacros a través de los siglos, que la han empleado para la composición de cantos eucarísticos para las misas votivas al Santísimo Sactamento.

Esta pieza del compositor español Miguel Hilarión Eslava (1807-1878), pertenece al movimiento llamado Cecilianismo que se opuso al dramatismo teatral de la música sacra de los compositores del Romanticismo, tratando de imitar el canto gregoriano y la polifonía sacra del Renacimiento. Esta postura fue confirmada por el Papa San Pío X que en su Motu Proprio Tra le Sollecitudini puso el Canto Gregoriano como modelo para toda la música sacra.  En este mismo orden, Eslava destaca por su trabajo musicológico para rescatar la polifonía sacra del renacimiento español en su obra Lira Sacro-hispana, publicada en 1869.

El O Sacrum Convivium, por su carácter de Canto Eucarístico puede ser empleado para Ofertorio o Comunión, así como en la adoración al Santísimo Sacramento.

O sacrum convivium!
in quo Christus sumitur:
recolitur memoria passionis eius:
mens impletur gratia:
et futurae gloriae
nobis pignus datur. Amen.
Oh sagrado convite,
en el que se recibe a Cristo,
se recuerda su pasión,
el alma se llena de gracia
y se nos da una prenda
de la gloria futura. Amén.

Ave Verum Corpus – William Byrd

Ave Verum Corpus es un breve himno eucarístico del siglo XIV, cuyo texto se atribuye al Papa Inocencio VI. El himno desarrolla el dogma de la Eucaristía como renovación del sacrificio propiciatorio de Cristo en la cruz. Este motete fue compuesto por William Byrd en un periodo en que los católicos británicos eran duramente perseguidos por parte de la corona inglesa, que consideraba sedición la participación en la liturgia católica. Por tal motivo, las composiciones de Byrd en su Gradualia (1605) recurren a formatos pequeños (3 a 5 voces) para ser interpretados en las misas clandestinas que se celebraban en los hogares de los terratenientes católicos.

Este himno, por su naturaleza eucarística puede ser escuchado frecuentemente en la Santa Mísa como parte del ofertorio o la comunión.

Ave verum Corpus
natum de Maria Virgine:
Vere passum, immolatum
in cruce pro homine:
Cuius latus perforatum
unda fluxit et sanguine:
Esto nobis praegustatum
In mortis examine.
O dulcis, O pie
O Jesu Fili Mariae
Miserere mei. Amen.
Salve verdadero cuerpo
nacido de María Virgen
de verdad muerto, inmolado
en la Cruz por el hombre
De su costado, perforado
fluyó agua y sangre
Sea para nosotros anticipo
en el trance de la muerte
Oh dulce, Oh pío
Oh Jesús, de María hijo
ten piedad de mí. Amén.