Salve Regina (Antífona Mariana, Solemne)

El coro Philokalia Cantorum interpreta el Tono solemne del Salve Regina en gregoriano.

El Salve Regina, conocido también como “la Salve”, es un himno medieval compuesto en honor de la Virgen María por el obispo de Compostela, San Pedro de Mezonzo, en el siglo XI, y es una de las cuatro antífonas mayores de la Virgen, entonadas al terminar el oficio de Completas. Es una de las oraciones a la Virgen más conocidas, por ser rezada al final del Santo Rosario, y tradicionalmente, al final de la Santa Misa.

Texto en Latín:

Salve, Regina, Mater misericordiae.
Vita dulcedo, et spes nostra, salve.
Ad te clamamus, exsules filii Hevae.
Ad te suspiramus, gementes et flentes, in hac lacrimarum valle.
Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
et Iesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.
Ora pro nobis Sancta Dei Genitrix.
Ut digni efficiamur promissionibus Christi. Amen.

Texto en Español:

Dios te Salve, Reina y Madre de Misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra, Salve.
A ti clamamos los desterrados hijos de Eva.
A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;
y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.